SUSANA PRESENTO "VIDAS" A PURA EMOCION

Fue una noche mágica donde la emoción estuvo a flor de piel y donde el elenco jamás reunido por ningún productor se dio cita para recordar a los grandes de la escena nacional e internacional. Esa alquimia sólo pudo reunirla una persona: Dany Mañas en la presentación de su libro "Vidas".

Estaban todos: Susana Giménez, Ricardo Darín, Leonor Benedetto, Arturo Puig, China Zorrilla, Oscar Martinez, Cecilia Milone, Martín Bossi, Carola Reina y muchos más.

Pasaron inicialmente las palabras de las autoridades políticas (de rigor protocolar) dando paso a una paleta de matices que fueron desde la sonrisa, hasta la honesta congoja al recordar, palabra a palabra, a quienes fueron "grandes" en muchos más sentidos que en el profesional.

Así comenzaba Susana recordando impecablemente a Evita. Entonación e interpretación sentidas para un recuerdo mítico, la diva de los teléfonos entró en otro registro de comunicación al leer la biografía, demostrando que puede dar mucho más de lo que las deformaciones profesionales (televisivas) y acostumbramientos marcan.

Darín contando todas las búsquedas del gran Parravicini en las que el arte y las ganas eran una pulsión maravillosa. Leonor Benedetto rememoró a María Felix, Carola Reina a Libertad Lamarque y su perseverancia de trabajar hasta horas antes de su muerte a los 92 años. Igual destino descubrimos en Sandrini (biografía leída por su nieta) que trabajó hasta la última escena de su película "80" dirigida por Palito Ortega...los grandes no se permiten partir sin concluir su trabajo.

China habló emocionada de su amigo René Favaloro, el mismo que marcó el pulso del avance cardiológico en el mundo y que dejó contratos millonarios para volver a trabajar en su país. El mismo país que le boicoteó su fundación (queriéndole cobrar "retornos" o coimas por la cantidad de afiliados que derivaban algunas obras sociales y negándole el dinero de Pami que era suyo por operaciones, durante más de 2 años).

Martín Bossi fue Gardel por una noche y Oscar Martínez prestaba su voz para memorar a Niní Marshall.

Dany agradeció a su amiga Susana por haberlo llamado para esta tarea que inicialmente salió en su revista. Y describió esa otra Susana imperceptible para el mundo mediático actual: la lectora de biografías, la que disfruta con las expresiones artísticas y sus haceedores (aquellos que invitó en el arranque de su programa a finales de los 80) y la buena amiga de sus amigos, aquellos que siguen estando con el paso de los años y las parejas.

Fue una noche a pura emoción. Alguna vez escuche una definición del arte que me maravilló: "El arte es un instante de alegría para siempre".

Anoche fue una noche artística. Gracias Dany.

Luis Bremer