SOBRE EL TABU DE LAS VIOLACIONES EN EL MARCO DE LAS PAREJAS

Una pareja en el sofá, decidiendo si ve una película. Él comienza a besarla y ella dice que no le apetece acostarse con él. Él insiste, la toca; ella le explica por qué no quiere. "¿Qué pasa, que ya no me quieres?", dice él. Él sigue, insiste, hasta que finalmente tiene un orgasmo, mientras ella ni siquiera le mira. Es el argumento de un cortometraje que, en apenas dos minutos, refleja con dureza cómo nos han enseñado a defendernos de los violadores como si fueran siempre desconocidos y, sin embargo, aún se habla poco del consentimiento y de violaciones dentro de la pareja.

Paradójicamente, la película que la pareja del corto iba a ver es Irreversible, dirigida por Gaspar Noé y protagonizada por Monica Belluci. La película incluye una escena de violación explícita que causó gran polémica cuando se estrenó.

El corto se publicó en francés en el canal de Vimeo de Chloé Fontaine -quien se ha encargado de escribir y producir la historia- hace un mes y acumula más de 700.000 reproducciones. La versión con subtítulos en español es de hace dos semanas y supera ya las 170.000 reproducciones. Muchos medios internacionales se han hecho eco del vídeo. "El motor [que me llevó a hacerlo] fue una discusión con una amiga", dice la también actriz, de 25 años.

"Me contó que una noche, al volver a casa con su pareja, todo iba bien hasta que se fueron a la cama. Él quería hacer el amor, ella no. Se puso a insistir, más y más. Ella siguió diciéndole que no le apetecía. Y él insistía. Ella me dijo: 'Yo no quería nada pero era la única solución para que me dejara tranquila, ¿no?", cuenta Fontaine a Verne, en un email. Pocos días después otra amiga le contó un caso similar y cuando Fontaine le sugirió que eso se llama violación, ella le contestó: "No puede ser una violación. Es mi novio". Entonces, explica, empezó a buscar más testimonios y "desafortunadamente" no le costó encontrarlos.

La propia Fontaine es la protagonista de la cinta, que apenas dura dos minutos. Rodado en blanco y negro, su título en francés -Je suis ordinaire- se ha traducido como Soy ordinaria, en el sentido de que se trata de una situación habitual: Soy una más. "Nunca había oído a nadie hablar de este tema (..) Es una situación que tristemente ocurre mucho más de lo que parece", señala.

Soy ordinaria from Chloé Fontaine on Vimeo.