SIEMPRE SERAN LOS REYES...

Ambos son dueños y señores de una identidad propia a la hora de interpretar y ser sobre el escenario; escucharlos y verlos supera el hecho teatral.

"Los reyes de la risa" narra el encuentro de un duo cómico que luego de años de distancia son convocados por un canal de televisión para que vuelvan a juntarse. Son personas muy distintas y con grandes diferencias entre ellos, una de las cuales los llevó a separarse tiempo atrás.

Sus vidas ya no son brillo y glamour de las viejas épocas, sus cuerpos están alicaídos pero su gracia sigue intacta, aunque un secreto debe ser revelado para que ese encuentro pueda concretarse.

Años atrás esta historia de Neil Simon fue llevada al escenario por Santiago Bal y Norman Erlich.

Indudablemente Alcón y Francella superan el texto, la dirección y la puesta. Los tiempos parecen por momentos estáticos, la diferencia marcada de edad entre los personajes y algunos guiños personales marcados por dirección, alejan al espectador de la historia. Ellos son y serán siempre los reyes con la ductilidad de los grandes: hacen reír, pensar, emocionar y conectarse con las fibras más íntimas de cada uno. La "risa" esgrimida por el título puede parecer retenida y a punto de despegar, en esa situación previa a la exaltación de la carcajada y la ovación.

Luis Bremer