"LILITA HORROR SHOW": EL ENCANTO DEL STAND UP SIN FILTRO NI LOGICA

"Vamos a gobernar 100 años la República" dijo la demócrata Elisa Carrió y en días agitados para el país no dudó en echar pólvora al fuego político disparó: "A nosotros no nos van a sacar de Olivos. ¡Nos van a sacar muertos!" ante una tribuna que encabezaba el Presidente de la Nación Mauricio Macri.

Y fue más allá... A la hora de arengar a la "tropa" oficialista dijo que muchos se borraron (aludiendo a candidatos que no suspendieron sus vacaciones luego de las PASO) y especuló en dar vuelta las elecciones que ganó por 15 puntos de diferencia el candidato opositor Alberto Fernández. "Hay mucha gente que está esquiando. El verano europeo es divino" argumentó por la ausencia de algunos votantes.

"No me asusta Alberto Fernández que es tan ordinario, pobre", insultó al candidato a presidente del Frente de Todos.

"Yo era amiga del Gringo Soria, que decía 'mi mujer me va a matar' y la mujer lo mató" dijo con sorna volviendo al recuerdo el dramático hecho que vivió la familia política rionegrina como si fuese un paso de comedia generando aplausos y risas en un publico que no mensuró la agresión verbal de la diputada y armadora oficialista.

La inefable Carrió va por más... Chocando con su coherencia con el arco político en su conjunto, buscando show distractivo mientras la economía del país se hunde, riéndose mientras que ni Macri cree las profecías de la pitonisa pseudo-cristiana de su partido. Carrió irrumpe y choca de frente, sabe que su puesto está asegurado por algún tiempo y que más allá de la caída de Macri, ella lo superará uniéndose a otro armado político o simplemente en un bloque ermitaño como supo tener. Más allá de sus muecas y gracias, está un país expectante por cuando más puede caer la economía, su calidad de vida, su estabilidad social y como se llega de hoy a diciembre.