LA DOLOROSA CONFESION DE MAJU LOZANO

"Mi papá tenía una enfermedad, una bipolaridad muy alta, una psicosis maníaco depresiva, no estaba diagnosticada y no había tratamiento" confesó Maju Lozano en nota con Franco Torchia, y agregó: "Estaba pirucho, no había mucha vuelta que darle, pobre viejo, viejo hermoso".

"Un enfermo bipolar ahora tiene una vida absolutamente normal, mi papá la tenía por momentos y el último tiempo fue más controlado, pero por tanta medicación, su cuerpo estaba devastado, Tenía más problemas físicos que psíquicos. Ya no caminaba. El médico nos dijo, tenía 70 pero con un cuerpo de 100. Mi viejo nunca en la vida se quejó", contó luego.

Más tarde, habló de los problemas económicos de la familia, debido a la enfermedad de su padre: "Al no tener diagnóstico íbamos de acá para allá para tratarlo, las internaciones eran muy caras. Por cada internación perdíamos una casa o un auto".

"Yo pensé que nunca lo iba a hablar, no por mí, sino por mí papá. A él no le gustaba que se supiera que estaba enfermo, era un tipo por demás inteligente", declaró.

"Yo no recuerdo no haber deseado que mi papá se muriera, porque yo sentía que era la única manera de vivir en paz. Porque mi casa era un infierno, era una bomba de tiempo", contó reflexiva la conductora de "Todas las Tardes"