"DOLOR Y GLORIA": BELLEZA, POESIA Y ARTE CINEMATOGRAFICO - OPINION

Como un orfebre que cincela su pieza, Pedro Almodóvar sabe bien como calar hondo en los sentimientos humanos, fundirse en la neblina del recuerdo y expandir claridad en ellos...

"Dolor y Gloria" sea posiblemente la obra más brillante del director manchego por su sencillez y poesía. Una historia, un viaje en el tiempo, dolores que gritan memorias y un sendero de salud que comienza con la palabra...

"No es mejor actor el que llora, sino el que sabe contener las lágrimas" dice el personaje de Antonio Banderas que interpreta a un director de cine con su primera figura con la que se reencuentra luego de 30 años. Y el film desarrolla este concepto con momentos de intenso climax donde sin artificios, la mirada contenida y desbordada hará lagrimear a más de un espectador.

¿La vida se tratará de buscarse o de reencontrarse? Acaso el pasado no esté tan atrás y el futuro no sea tan lejos...

Almodóvar compone cada instante como un cuadro que debe ser pintado, delineado y orgánico con un tiempo más allá de las modas y las tendencias... La suma de las partes generan un TODO que lo define, que lo comprende y lo identifica. Antonio Banderas y Penélope Cruz se revelan en belleza y exultan sus mejores pinceladas interpretativas. Cecilia Roth y Leonardo Sbaraglia se ponen al servicio de esta historia, este clima y este descubrimiento...

Una película para no dejar de ver: EN CINE. Darse el permiso de unos instantes de emoción plena, poesía visual y belleza cinematográfica. Almodóvar en su plenitud, agudizando su mirada, reflexivo y piadoso con la condición humana, introspectivo y referencial de varias generaciones.

Luis Bremer