DIA DEL TRABAJADOR: EL COLECTIVO TRANS MANIFESTO POR EL CUPO

Asociaciones en defensa de los derechos del colectivo transexual de nuestro país, manifestó ayer frente al Congreso para que se cumpla la ley de cupo laboral para la comunidad que se aprobó en 2015.

La ley obliga a las administraciones públicas a contratar a al menos un 1 % de transexuales, una norma que, denunciaron, todavía no se cumple.

"No tienen lugar en el mercado laboral, la mayoría de las chicas están impulsadas a la prostitución, y los varones están invisibilizados. Lo que reclamamos es una inclusión real", declaró Gabriela Mansilla, madre de Luana, la primera niña transexual que tuvo un Documento Nacional de Identidad (DNI) sin haber tenido que recurrir a un juicio en el mundo.

Mansilla preside la asociación Infancias Libres, que agrupa a familiares de niños y adolescentes trans, a quienes de momento apoyan y protegen, pero "en algún momento van a tener que salir a trabajar", expuso su preocupación.

"No basta con que se nos reconozca simplemente la identidad de género, necesitamos transformar nuestras condiciones de vida", reclamó Alba Rueda, integrante de Mujeres Trans Argentina, y apuntó al acceso al ámbito laboral como un paso indispensable para ello.

Rueda defendió que un contrato de trabajo puede "cambiar la vida" de una persona trans, ya que permite el acceso a un plan de salud y sostener su vida y la de sus familias "con dignidad".

El colectivo sufre actualmente unas condiciones de vida "terribles", afirmó Alba Rueda, que consideró un "logro" que en los últimos años su expectativa de vida haya pasado de los 30 a los 40 años, y reclamó el "compromiso" del Estado porque actualmente viven la "violencia y discriminación" en muchos ámbitos de su vida.