"CRISTINOCENTRISMO": REBOTE DE UNA MANIOBRA ANTE LA CRISIS MACRISTA - FUERA DEL SHOW

Los cuadernos del chofer Centeno hace algunas semanas dieron paso a un desfile de empresarios y algunos funcionarios en los tribunales federales de Comodoro Py. "Arrepentidos" que calibran su memoria o son enviados a repensar sus declaraciones en función sólo de la causa en cuestión y no de la historia de sus empresas o gestiones. Declarantes que entran por la puerta del costado y sin anticipo a los medios y otros que reciben toda visibilidad de las cámaras por la puerta principal del edificio de Retiro.

Por otro lado, desde el oficialismo se empujó a Cristina Fernández de Kirchner nuevamente al centro de la escena, en días aciagos de anuncios positivos del gobierno con la idea de poner un figura 'fronting' externa que frene la avalancha de críticas de propios y ajenos a Macri.

La bolsa desplomada y el dólar trepando a $31,50.- en este viernes sumado a la caída de la actividad económica, el aumento de intereses de la deuda, el incremento del desempleo, la fuga de divisas y la caída del consumo de los productos de la canasta básica dan cuenta de un momento donde no pueden refugiarse desde el gobierno en discursos sobre: "tormentas de frente", "Pasaron cosas", ó el "Efecto Turquía".

Cristina tomó el guante, habló en el Senado rompiendo su bajo perfil y dando un completo discurso donde no se limitó a las causas iniciadas por Bonadío sino habló de su gestión de gobierno, la situación del país en la gestión Cambiemos, la crisis económica, la fundación de Gabriela Michetti y las causas que tiene el gobierno y sus integrantes que discurren de forma distinta en la justicia nacional. Además dio mensajes para el PJ marcando la cancha en la previa de la campaña 2019 y se paró, sin decirlo, como candidata natural del espacio opositor debida cuenta del porcentaje nacional de intención de voto que reúne.

La estrategia Duranbarbista de remarcar la demonización de Cristina para recalcar distancias con el presente estilo de gobierno de Macri puede tener un revés impensado, que es llevar a la opinión pública a reflexionar sobre el estandar de vida que gozaba hasta el 2015 (más allá de los modales y estilos que muchos critican de la ex mandataria) y el 'desclasamiento' que vive la inmensa mayoría en su cotidianeidad en tiempos macristas.

Uno de cada 4 inmuebles de la Ciudad de Buenos Aires debe expensas, casi 5000 millones de pesos de cheques impagos que anteceden a una ruptura de la cadena de cancelaciones, un 6,5% de descenso de consumo de leche entera en julio 2018, nafta a $42.- y subiendo debido a la libre flotación del precio, igual situación que ocurre en los servicios públicos de GAS y ELECTRICIDAD. Si hay que sumar algún dato (oficial) a este panorama es que una familia necesita algo más de 20 mil pesos para no caer en la pobreza y entre 32.000 y 108.000 para ser clase media (SOLO GASTOS para VIVIR).

Los efectos imprevisibles de algunas campañas del marketing vacío y esquelético en contenido, se escurren por las manos de sus mentores. "Nadie puede tapar el sol con las manos" dice el dicho, y sea quien fuere que esté en el poder, tarde o temprano, los ciudadanos toman en cuenta su más próxima realidad, más allá del relato de turno.

Uno de ellos es el rebote del escándalo de los cuadernos que ahora también salpica a Marcelo Mindlin (dueño de IECSA y Edenor), o al propio primo del mandatario Angelo Calcaterra quien recibió la empresa familiar en 2007 (tranferida no totalmente en ese momento) que tuvo una reunión previa a declarar en tribunales con el fiscal Stornelli en privado.

Cada quien recorta su visión del tema según lo enfoque. La actualidad es compleja y el contexto da motivo o sentido a cada información. En la polarización motorizada por Macri para paliar el desánimo de la población por su nublada gestión se encienden hogueras emocionales en donde la racionalidad pocas veces puede hacerse un espacio.

De los slogans: "El mejor equipo de los últimos 50 años", "lluvia de inversiones" y "Brotes verdes" pasaron en pocos meses a prometer el tan mentado: "2do Semestre", "No aflojemos" o "Apagar la luz y el gas" para ahorrar con las meteóricas facturas que fueron llegando desde 2016. Y en los últimos días: "Pasaron cosas", "Los cuadernos profundizarán la recesión" (cuando ésta comenzó varios meses antes de la aparición de estas pruebas) o "Tratamos que los argentinos no sufran una MEGACRISIS" (Dujovne).

Según 3 importantes consultoras, el escándalo de los Cuadernos "Gloria" no cambia la opinión de los electores y lejos de modificar las intenciones de voto, sólo remarca las posiciones e incrementa el desánimo general social. Difícil ecuación en este momento de "recesión con inflación" sumar el malhumor social creciente por la falta de resultados económicos (principalmente).

"Enfrentarnos" es el peor camino que puede elegir el gobierno... Es la ceguera del mercenario que vende armas y entiende que gana con la muerte del otro, cuando todo alrededor es destrucción. Si la mecánica electoralista le da paso a una idea de país con todos sus matices habremos ganado todos, si los recursos públicos se focalizan en armarnos un laberinto de espejos: chocaremos a cada paso con proyecciones vacías y la frustracción desquiciante.

Luis Bremer