BOCCA VOLVIO A SUBIR AL ESCENARIO DEL COLON LUEGO DE 11 AÑOS

Julio Bocca fue y es el gran embajador argentino de la danza clásica. Aquel que llevó a los escenarios del mundo la mayor expresión de la misma y que triunfó con su talento y carisma personal.

Anoche, en medio de la intervención coreográfica y musical en el Teatro Colón por el G20, sorprendió su ingreso al escenario mayor y fue indudablemente un momento mítico para los argentinos que luego de despedirlo en una función en la 9 de julio en diciembre del 2007.

También anoche fue un acto de reparación y reconocimiento. Más allá de su paso en anteriores ocaciones por la sala (como director del SODRE de Uruguay o con la reposición de "El Corsario"), este fue el momento en que Julio Bocca volvió a pisar el escenario en función y ante 1000 espectadores de representación internacional.

Ese mismo escenario que le fuera negado años atrás por prejuicios retrógrados que le negaron la entrada luego de que experimentara otras formas de expresión en el Maipo y lo exiliaran de la que fuera su casa, aquella donde se educó, se sacrificó e hizo lucir en el mundo.

Bocca entró en escena y la embocadura del escenario se ajustó a su medida, su expresión inundó la sala y su evocación hacia la región "Litoral" de la Argentina cobró otro vuelo. Artística y Simbólicamente fue un hecho para resaltar y celebrar.